Energía y Tecnología

vehiculo electrico

El auge del vehículo eléctrico se encalla con el retraso en los plazos de entrega

El desarrollo de las baterías de iones de litio es lo que ha llevado al auge del coche eléctrico. Cuanto más compactas y mejoradas sean, mayor autonomía tendrán. Panasonic, Samsung, LG, ATL y Sony son los principales fabricantes de baterías del mundo.

En los últimos meses el número de vehículos eléctricos en España ha crecido de forma voraz, y eso que no tenemos un país dotado de infraestructuras de recarga lo suficientemente desarrolladas. En el primer semestre de este año el volumen de vehículos eléctricos puros (o sea, nada de hibridaciones) se duplicó en España, pasando de los 2.962 matriculados en 2017 a los 5.906 (según datos de Anfac).

Todo un récord que corre el riesgo de estancarse precisamente ahora que entra en vigor la normativa WLTP de emisiones. La idea de tener un coche eléctrico para el día a día se está extendiendo pero los usuarios (además del problema de la recarga) se están encontrando con que en muchos casos los plazos de entrega superan a los de un vehículo convencional.

El sector demanda planes de incentivos para esta tecnología, pero tal vez antes deberían ponerse las pilas en cuanto a la distribución. De media, un coche eléctrico puede tardar en llegar a las manos del cliente entre 3 y 5 meses.

A no ser que se disponga de alguna unidad en stock, los fabricantes tienen que pedir el coche a las factorías de producción y éstas se encuentran saturadas de pedidos por un problema evidente: la falta de baterías. La producción mundial se centra básicamente en China y Estados Unidos, y las marcas de automóviles trabajan a marchas forzadas para conseguir tener más volumen. Pero eso no sucede.

Es por eso que marcas como Volkswagen o hasta hace poco Renault no pudiesen precisar los plazos de entrega de sus versiones eléctricas por el sencillo hecho que no se podían fabricar los coches ante la falta de baterías. La marca francesa solventó el problema y empezó a servir los pedidos ya concertados con anterioridad a partir del 1 de julio (primero País Vasco y después Andalucía, Catalunya y Madrid).

El aumento de la demanda produce un cuello de botella en las fábricas y no hay disponibilidad de vehículos. Pese a que las fábricas pueden producir, no hay baterías suficientes. Los stocks son para modelos concretos y cualquier modificación de equipamiento supone un nuevo pedido a la fábrica con la consiguiente demora de producción.
En España se producen retrasos y prácticamente se fabrica en función de la demanda. Algunas marcas como Citroën y Peugeot tienen mejor margen de tiempo en sus procesos de entrega ya que sus modelos eléctricos, Berlingo y Partner, se fabrican en la factoría de PSA en Vigo. Algo parecido sucede con la Nissan eNV200 que se produce en la fábrica de Zona Franca en Barcelona. Hyundai tampoco parece tener problemas con el Ioniq eléctrico y de momento tienen modelos suficientes en stock. Tampoco hay problemas para servir el Renault Twizzy, otro ‘made in Spain’.

Ver en El Periódico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, exclusivamente, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. En ningún caso recopilaremos la información en ellas contenida. Pulsando el botón ACEPTAR nos estará dando el consentimiento para almacenar dichas cookies en su dispositivo. En caso contrario, por favor cierre la ventana.

ACEPTAR
© Blog Energía y Tecnología 2016